Sin categorizar

CUIDA TU PIEL CON UNA RUTINA DE NOCHE SENCILLA

Los hábitos son buenos siempre y cuando nos hagan bien. Como tú eres lo más importante y nuestro único propósito es que te encuentres cada día mejor, te proponemos una rutina diaria nocturna que solo puede traerte beneficios. Como sabes, mientras dormimos, las células de nuestra piel se regeneran y aplicar un tratamiento concreto ayudará a su reparación. ¿Quieres despertar con una tez radiante? ¡Toma nota!

1. Limpia tu rostro con un gel limpiador natural.

El primer paso de la rutina que hoy te presentamos consiste en limpiar tu rostro de residuos acumulados a lo largo del día. Para ello, humedeceremos la piel de la cara. A continuación, aplicaremos un gel limpiador natural, masajeando suavemente con las yemas de los dedos. Tras unos segundos de pausa con el gel limpiador aplicado, aclararemos con agua tibia y secaremos bien con una toalla. Aconsejamos elegir un gel limpiador natural acorde con nuestro tipo de piel. Así, nos aseguramos un resultado mejor.

2. Aplica el contorno de ojos de fuera hacia dentro.

El segundo paso que no podemos pasar por alto en nuestro ritual de limpieza nocturna es la aplicación del contorno de ojos. La piel de esta zona está sometida a un movimiento continuado a lo largo del día. El contorno ayudará a destensarla y relajarla. Sobre todo, la zona de los párpados, a veces cargada al final de la jornada. Aprovecha la aplicación del contorno para darte un nuevo y ligero masaje. ¡Verás qué buena la sensación!

3. Realiza a un suave masaje con el sérum, siempre de forma ascendente.

El tercer paso, imprescindible en nuestra rutina de noche, es aplicar el sérum. Sea cual sea tu elección, te ayudará a completar la rutina y a aportar los nutrientes necesarios para lucir una piel más radiante. Es importante, antes de su aplicación, que te hayas asegurado de que tu piel está bien seca. Con aplicar uniformemente por el rostro de 2 a 4 gotas será suficiente.

4. Hidrata tu rostro con una crema hidratante de noche.

Tras el sérum, y como broche final de la rutina nocturna, llega el momento de aportar a tu rostro un extra de hidratación y nutrición con una crema hidratante específica para la noche y adecuada a tu cutis y a tu edad.

¡Y ya lo tienes! Con esta rutina diaria nocturna, estimularás el proceso de regeneración de la piel de tu rostro para, cada día, despertar con la cara más bonita que nunca.